Univerdad

Una conversación pública sobre la universidad española en clave afirmativa y crítica, desde la independencia y el rigor intelectual

¿Es la endogamia un obstáculo para la producción científica?

La endogamia es uno de los males que se achacan al sistema universitario español. Recientes estudios han puesto de manifiesto sus efectos en la producción científica. A juzgar por las referencias que incluimos a continuación, todo apunta a que cualquier propuesta encaminada a la renovación de la Universidad tendrá que lidiar con unas estructuras opacas que, lejos de transformarse, parece que están en continua perpetuación. En este sentido, Mariano Fernández Enguita, en Cuaderno de Campo, recuerda el hecho de que “llevemos medio siglo hablando de endogamia universitaria y no hayamos hecho más que reforzarla”.

Y no es el único. En un artículo publicado en El País en diciembre de hace casi un año,  Jordi Caballé  describe la endogamia universitaria como “la situación por la cual los doctorados universitarios son contratados por los departamentos en los cuales han cursado sus estudios de doctorado”, y afirma que “existe suficiente evidencia empírica acerca de que la productividad científica de los profesores que han obtenido su plaza bajo un régimen endogámico es en promedio menor que la de los que la han adquirido en un régimen más abierto y competitivo”. Citemos también a nuestro editor,  Antonio Cabrales,  quien en su post  la falta de meritocracia en la Universidad para Nada es Gratis (2014),  menciona varios estudios recientes, (como éste, o éste) “que documentan una correlación entre la endogamia y una menor productividad científica”.

“Y, sí, es verdad, estos estudios no prueban que la endogamia cause la baja productividad. Pero dado que los salarios y las cargas docentes son prácticamente iguales entre universidades, si la endogamia no hace a los profesores menos productivos, ciertamente hace que la selección de los mismos sea bastante deficiente, ¿no?” Antonio Cabrales

Los profesores Morichika y Shibayama, de la Universidad de Tokio, distinguen en su estudio, Impact of Inbreeding on Scientific Productivity: A case study of a Japanese University Department, el impacto de la endogamia en tres niveles de organización (universidad, departamento, laboratorio). Lo más destacable, y que despertaría sin duda el interés de un investigador para el caso de España, es la relación –negativa- entre la endogamia y la productividad a nivel departamental, que se explica –según los autores- por criterios de contratación no basados en el mérito.

Que la endogamia tiene sus consecuencias -y que no es característico solo de nuestro sistema universitario- es el dato que hacen notar  los profesores Joel Warner and Aaron Clauset en su artículo The Academy’s Dirty Secret, al escribir que “un asombrosamente pequeño número de universidades de élite produce un número abrumador de los profesores de los Estados Unidos”.

While elite universities, with their deep resources and demanding coursework, surely produce great professors, the data suggest that faculty hiring isn’t a simple meritocracy

Ricard Gil, también en un par de entradas para Nada es Gratis,  La Otra Endogamia: el Conocido Problema del “Old Boys´Club” (05/2015) y en La Otra Endogamia (II): Erre que Erre (09/2015),  observa en la primera que “aquellos departamentos que contratan en menor medida a sus propios estudiantes y contratan de una mayor abanico de universidades lo hacen mejor”.  En la segunda, aboga “por un sistema universitario donde la contratación de personal docente a investigador sea más competitiva y transparente”.

Endogamia universitaria, ¿teóricamente sencillo de resolver y políticamente conflictivo? 

Estas son tan sólo unas pinceladas de un asunto de gran trascendencia para las organización de las universidades que exige soluciones. Quizá sean sencillas en la teoría pero políticamente son conflictivas, señala Fernández Enguita.  Y mientras seguimos “mareando la perdiz”, la universidad se olvida de hacer autocrítica ad intra y de mirar hacia fuera, para intentar aprender de otros sistemas que permiten a los ciudadanos sentirse más identificados con una institución, la universitaria, impulsora de cambios en todos los niveles.

_________

*Referencia elaborada por Rafael López-Meseguer para univerdad.

Comentarios
  1. Sergio Ricardo Quiroga dice: 23/08/2017 a las 01:37

    Excelente reflexión que presenta nuevos desafíos para el análisis crítico de la academia. Creo que a mayor endogamia, existe menor productividad, al menos en las pocas facultades de universidades argentinas que conozco.

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario