Univerdad

Una conversación pública sobre la universidad española en clave afirmativa y crítica, desde la independencia y el rigor intelectual

Estructura y evolución de las plantillas universitarias: el PDI funcionario

Este texto es una continuación del publicado el lunes extraído del nuevo cuaderno de Studia XXI, Demografía universitaria española: aproximación a su dimensión, estructura y evolución

Las diferencias observables entre los dos regímenes laborales –funcionarios y contratados– que coexisten en las plantillas del profesorado universitario aconsejan analizar por separado la evolución que, en este periodo, se ha registrado en la estructura demográfica de cada una de ellas.

Los datos del PDI, funcionario, se muestran en el cuadro 1 (ver anexo) a nivel de Comunidades Autónomas y para el total de las universidades públicas presenciales, resultando destacable la práctica desaparición del profesorado joven (menor de 40 años) de las plantillas de PDI de las CC.AA. de Islas Canarias (0,05%); País Vasco (0,74%); Cataluña (1,08%); Castilla-León (1,68%) y Galicia (1,81%), al tiempo que, para el conjunto de las Universidades públicas presenciales, se produce una reducción de 4/5 partes de la plantilla existente en el año 2008. La permanencia de una tasa de reposición cero decretada por el Gobierno a partir del año 2012 ha impedido la incorporación de nuevo profesorado a las plantillas del PDI funcionario por la vía de materializar mediante las correspondientes oposiciones los procesos de acreditación de titulares de universidad que se han venido realizando.

Coetáneamente a este fenómeno de erradicación del profesorado joven en las plantillas del PDI funcionario, se ha producido un ensanchamiento de la plantilla de profesorado en proceso de jubilación (mayor de 60 años) que, en el caso de las CC.AA., ha pasado en Canarias, del 12,58% al 25,02%; en Castilla-León, del 16,68% al 25,38%; en Cataluña, del 15,1% al 29,35%; en Madrid, del 21,2% al 27,31%; y muy especialmente en Cantabria, del 24,42% al 32,17%. Las CC.AA. que contaban con porcentajes elevados de profesorado en edad potencial de jubilación, han visto cómo más de una cuarta parte de sus plantillas superaban a final del año 2014 los 60 años de edad.

El gráfico 1 muestra la pirámide demográfica ca del PDI funcionario del conjunto de las universidades públicas presenciales para los años 2008 y 2014, donde el profesorado que ocupa los rangos de edad que podemos identificar con la etapa de maduración profesional (40 a 59 años) no modifica apreciablemente su participación relativa en el conjunto de la plantilla (72,08% y 73,92%). Sin embargo, el porcentaje mayoritario de esta presencia sí que cambia de rango de edad para situarse en el tramo superior (50 a 59 años), donde los incentivos y las motivaciones profesionales del profesorado van perdiendo intensidad por la proximidad a la fecha potencial de jubilación.

El resultado de cegar las entradas de nuevo profesorado al colectivo del PDI funcionario se resume en que este cuerpo ha visto cómo en este periodo se ha incrementado la edad media de sus plantillas en 3,44 años, al pasar de 49,55 años a 52,99 años en 2008 y 2014, respectivamente.

El gráfico 2 muestra la posición de la edad media del PDI funcionario de las diferentes Comunidades Autónomas, donde se observa que las plantillas de profesorado que ofrecían un perfil más joven en el año 2008, La Rioja (44,28 años), Baleares (46,79 años), Castilla La Mancha (46,92 años) y Murcia (47,61 años) son las que han experimentado unas mayores tasas de envejecimiento y se han aproximado hasta identificarse con los valores medios que en el año 2014 registraba el conjunto de las universidades públicas presenciales (52,99 años). La principal razón de estos mayores avances en el envejecimiento de la edad media de las plantillas del PDI funcionario de estas universidades es debido a la menor presencia que en el total de sus respectivas plantillas tenía al inicio del periodo el colectivo de potencial jubilación (mayor de 60 años y 35 años de servicio), que mayoritariamente ha favorecido su permanencia en las plantillas del año 2014, aunque han incrementado su participación relativa en la cuantificación de la edad media general.

 

¿Quieres recibir los contenidos de este blog?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Conforme al RGPD 2016/679.

Comentarios
  1. Juanfra Córdoba dice: 07/03/2018 a las 09:54

    Un interesante análisis. De todas formas considero que el análisis no debería centrarse en el PDI funcionario sinó en el PDI permanente. Un ejemplo, en Catalunya la via contractual hace años que se está potenciando por lo que la evolución de la edad de este colectivo no obedece tanto a un “envejecimiento” del profesorado universitario como podria aparentar.

  2. Alejandro dice: 08/03/2018 a las 06:53

    Muy buen análisis, gracias por el trabajo. Sin embargo, a veces creo que sólo se pone el foco en los recortes aplicados durante la recesión y no en la política de contrataciones masivas de los primeros noventa, que rellenaron las estructuras y que eran insostenibles a largo plazo, máxime en un contexto de reducción demográfica. A mi alrededor (yo tengo 47 años) lo que veo es el envejecimiento progresivo de una generación de profesores que accedió a la carrera docente en unos pocos años en los que había incorporaciones abundantes. Ese ritmo de incremento de plantillas en los primeros escalones es irrepetible y ya condenaba a las generaciones futuras.

  3. Angrysnowboarder dice: 11/03/2018 a las 20:59

    Gracias!!! Buen fin de semana para todos.

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario