Univerdad

Una conversación pública sobre la universidad española en clave afirmativa y crítica, desde la independencia y el rigor intelectual

Insuficiencia financiera del sistema universitario español: comparabilidad internacional

En 2012, último dato disponible, España utilizaba menos recursos totales que la media de los países de la Unión Europea a 21 y de la OCDE. También utilizaba menos recursos públicos. Como ya se señaló en el Informe UEC de la edición 2015, el 1,3% del PIB de 2011, se ha reducido a 1,24% en 2012, dado que la universidad pública española había perdido en ese periodo 1.117 millones de euros de financiación neta.

Como se observa en el gráfico, el sistema universitario español se nutre, como la mayoría de países europeos, de una elevada proporción de participación de recursos públicos en la financiación de la educación superior. En los países de América del Norte, añaden a la aportación de recursos públicos de una magnitud similar a la europea, una proporción equivalente o incluso superior de recursos privados.

En términos de gasto por estudiante en porcentaje del PIB per cápita en 2011, España se situaba en un gasto por estudiante del 38% sobre el PIB per cápita, en línea con la mayoría de países europeos, excepto los nórdicos, que se sitúan más cercanos a la frontera de posibilidades del 50%, frontera que rebasan holgadamente Canadá, Estados Unidos y Reino Unido.

El siguiente gráfico informa sobre la respuesta al impacto de la crisis, expresado como prioridad presupuestaria de la política pública de educación superior. El gráfico muestra como la mayoría de países han priorizado y han incrementado el gasto público en educación superior. Algunos de ellos, con niveles de retrocesos del PIB similares al de España. La mayoría de países desarrollados entienden que, en la educación superior, junto a la I+D+i, está la base de su competitividad presente y futura, y esta convicción la trasladan a su comportamiento presupuestario.

En el transcurso de la crisis el gasto público en educación ha retrocedido en España hasta situarse en niveles de 2004, en el caso de la educación superior la tendencia de incremento del esfuerzo del gasto público observada hasta 2009, cambia de signo y retrocede hasta niveles de 2005. Esta preocupante dinámica no tiene perspectiva de mejora. La reciente “Actualización de Programa de Estabilidad 2016 a 2019” (MINECO 2016) presentada ante la Comisión Europea, se plantea como objetivo reducir el gasto público en la política de educación del 4,03% del PIB en 2015, al 3,76% del PIB en 2019. Una reducción en términos reales de 3.026 millones de euros, adicionales a los 4.980 millones de euros que ya se han deducido en el periodo 2011 a 2014.

 

¿Quieres recibir los contenidos de este blog?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario