Univerdad

Una conversación pública sobre la universidad española en clave afirmativa y crítica, desde la independencia y el rigor intelectual

Un elemento para la innovación: la inserción de los doctores en el tejido económico

Fuente: Cuaderno de Trabajo 4 de Studia XXI,“La tercera misión universitaria. Innovación y transferencia de conocimientos en las universidades españolas“. 

La tercera misión va de la mano de una estrecha colaboración entre universidades y empresas. Sin embargo, todos los indicadores muestran que en España estas dos organizaciones viven demasiado distanciadas. Uno de los mecanismos de transferencia de conocimiento y tecnología más relevantes que aportan las universidades a la sociedad es la inserción de doctores en el tejido económico y empresarial.

En este sentido, un indicador que muestra dicha distancia, y también la baja tasa de dicha transferencia que afecta la capacidad de innovación de las empresas, es la débil presencia de  doctores en las empresas españolas.

Si bien la graduación anual de doctores sitúa a España en la 11ª posición mundial (2009), hoy por hoy tan solo el 15% de los doctores trabajan en empresas.

Esta cifra contrasta con el 44% de los Estados Unidos y el 62% de Francia. Los motivos son diversos y complejos, pero están fuertemente correlacionados con el escaso reconocimiento de los doctores por parte de la sociedad, la escasa inversión en investigación e innovación de las empresas españolas, las débiles competencias de gestión por parte de los doctores y la débil traslación de los resultados de la investigación científica de las universidades al sector empresarial.

Desde la empresa se identifican, entre otros, los siguientes elementos sobre la figura del doctor:

  • Se considera que la formación de los doctores es excesivamente teórica y poco práctica.
  • Hay un desconocimiento de los programas de ayudas o mecanismos que faciliten la contratación de doctores en las empresas.
  • Los doctores tienen poca preparación empresarial en general y escasa en el terreno de la gestión.
  •  Se constata en los doctores una limitada experiencia práctica en el ámbito empresarial ya que su proceso de formación ha sido largo.
  • Los doctores están poco acostumbrados a facilitar resultados de producción más inmediatos.

El escaso prestigio de los doctores en España se demuestra por una escasa valoración del título ya que sólo al 10% de los doctores que trabajan en empresas se les exige el título y ejercen funciones de doctor. Y como consecuencia de ello, los ingresos medios de un doctor están en torno a los 30.000/40.000 euros anuales.

Sin embargo, hay indicios que indican que con una política de incentivos se podría facilitar la presencia de doctores en las empresas como herramienta de transferencia de conocimientos y tecnologías. En España, la Acción IDE (Incorporación de Doctores en Empresas) fue una primera iniciativa pública de fomento de la inserción de doctores en empresas para la investigación e innovación tecnológica.

La evaluación de resultados del programa demostró que un 91% de las empresas que participaron valoraban positivamente la aportación innovadora de los doctores y un 83% estaban satisfechas con la calidad de la formación de los doctores, destacando la capacidad de autonomía e iniciativa, los conocimientos específicos y la capacidad de aprendizaje. La misma evaluación también reflejó que la mayoría de las empresas participantes en el programa también lo eran de ayudas públicas a la I+D.

Cabe destacar, igualmente, que la continuidad laboral de los doctores en la empresa después del periodo de subvención que financiaba el programa fue elevada: tres de cada cuatro doctores continuaron en la empresa y, de éstos, el 82% lo hicieron con un contrato indefinido. En julio de 2003, el 58% de los doctores continuaban trabajando en la misma empresa y el 80% lo seguía haciendo en el mismo sector empresarial.

García-Quevedo y otros (2010) concluyen que aquellas empresas que cooperan con las universidades y llevan a cabo actividades de I+D (tienen un departamento de I+D; tienen un gasto significativo en I+D o tienen al menos un doctor en su equipo de dirección) están más dispuestas a valorar el nivel de formación de sus futuros trabajadores y prefieren que éstos tengan un doctorado.

También constatan cómo aquellas empresas que destinan más recursos a la innovación de producto que a la innovación de procesos prefieren contratar doctores. Por otra parte, en cuanto a las características de las empresas, también se evidencia cómo aquellas que pertenecen a sectores de alta tecnología tienen más propensión a la contratación de doctores.

Igualmente, también es relevante la naturaleza de la institución en la que se ha llevado a cabo la tesis doctoral: las empresas de alta y media tecnología que cooperan con universidades prefieren contratar doctores que provienen de la universidad, mientras que las empresas que contratan actividades de I+D prefieren en mayor medida los doctores con experiencia en el sector privado.

Experiencias en otros países europeos muestran que la inserción de doctores en las empresas españolas tiene todavía recorrido para alcanzar cifras óptimas. Países como EE.UU, Francia, Dinamarca y Reino Unido disponen de una experiencia dilatada en programas de formación de doctorandos en colaboración entre empresa y universidad con resultados muy positivos. En Cataluña los doctorados industriales se han puesto en marcha en el curso 2012-2013 por lo que todavía no se dispone de resultados.

Estos programas de doctorado en colaboración convierten, en la práctica, un espacio de concreción y ejecución del “triángulo del conocimiento” donde la educación, la investigación y la innovación forman parte de una estructura común de desarrollo de habilidades y conocimientos en el que participan las universidades y las empresas (Borrell-Damián, 2009).

Aunque la investigación en este campo es limitada, diversos análisis detectan tres funciones concretas atribuibles a los doctorandos formados en el marco de las relaciones universidad-empresa: en primer lugar, son productores de conocimiento en proyectos de investigación en colaboración; en segundo lugar, son un canal importante de transferencia de conocimiento entre l as universidades y las empresas; en tercer lugar, son un componente vital de la red que se establece entre las empresas, los gobiernos y las universidades (Thune 2010).

¿Qué pueden hacer las universidades para reforzar y hacer más estrecha la colaboración universidad-empresa en la formación de doctores?

  • Incorporar las alianzas ya existentes y promover nuevas colaboraciones y redes de confianza con el tejido empresarial para que se integren en el marco de las Escuelas de Doctorado mediante estructuras flexibles como pueden ser los consejos asesores.
  • Trabajar conjuntamente los contenidos de la formación de los programas de doctorado entre la universidad y la empresa para incorporar la experiencia del mundo empresarial en la formación específica en competencias transversales, garantizar una mayor empleabilidad futura y ser más competitivos a nivel internacional.
  • Trabajar en colaboración en aquellos ámbitos de conocimiento que, a priori, pueden tener una menor capacidad de empleabilidad en el mundo empresarial.
  • Buscar empresas que valoren la I+D de las universidades y que puedan tener intereses específicos en áreas de conocimiento propias.
  • Identificar nuevos retos de investigación relevantes para la industria. Reforzar los proyectos de colaboración que ya estén establecidos con las empresas que trabajan en sus parques científicos y tecnológicos.
  • Sensibilizar a la comunidad académica y hacer crecer la conciencia de los beneficios potenciales de la investigación en colaboración.
  • Introducir mecanismos de seguimiento y evaluación de las actividades de colaboración entre la universidad y la empresa.
  • Establecer mecanismos de seguimiento de las trayectorias formativas y laborales de los doctores para mostrar evidencias de las trayectorias de éxito en el tejido empresarial.

Referencias

BORRELL-DAMIAN, L. (2009). Collaborative Doctoral Education University-Industry Partnerships for Enhancing Knowledge Exchange. DOC-CAREERS Project. EUA.

GARCÍA-QUEVEDO, J; MAS-VERDÚ, F. I POLO-OTERO, J. (2010). “Which firms want PhDs? The effect onf the university-industry relationship on the PhD labour market”. Document de treball de l’IEB 2010/13. Institut d’Economia de Barcelona.

Thune, T. (2010). «The Training of ‘‘Triple Helix Workers’’? Doctoral Students in University–Industry– Government Collaborations». Minerva.

¿Quieres recibir los contenidos de este blog?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Conforme al RGPD 2016/679.

Comentarios
  1. Juan Francisco Córdoba dice: 24/07/2018 a las 10:19

    El programa de Doctorados Industriales en Catalunya (doctoratsindustrials.gencat.cat) ya va por la sexta edición. Hasta el momento se han financiado 437 proyectos con 294 empresas diferentes (de todos los tamaños y sectores) y que han contado con el apoyo de 331 investigadores diferentes del conjunto del sistema universitario y de investigación catalán.

    Se han leído ya 75 tesis y recientemente se ha realizado una encuesta a los participantes (empresa, academia y doctorandos/as) de la primera experiencia piloto y la valoración de todas las partes ha sido muy positiva.

    En concreto, las empresas destacan su utilidad como estrategia de captación y formación de talento, la posibilidad de acceder al conocimiento y a las infraestructuras de los grupos de investigación y el fortalecimiento de los vínculos universidad-empresa. Así mismo, afirman que los proyectos tienen un impacto directo en la actividad principal de la empresa (en el 25% de los proyectos los resultados han sido protegidos)

  2. Pedro Merino dice: 24/07/2018 a las 11:37

    Aunque el programa es relativamente reciente y posiblemente haya un cierto número de tesis en marcha y aún no finalizadas, no parece que esté teniendo un gran éxito dado el número tan pequeño de tesis doctorales leidas frente al número de proyectos financiados y el número de investigadores de apoyo. ¿Se podrían dar datos más detallados, incluyendo el número de tesis definitivamente abandonadas ?

  3. Rafael dice: 24/07/2018 a las 15:21

    Acaso se podría requerir el doctorado, por ley, para el acceso a algunas oposiciones, e incluso a algunas profesiones. Por ejemplo en Derecho se podría abrir la vía directa a la colegiación (abogací y procuraduría) para los doctores (sin tener que superar el examen de acceso a la colegiación).

  4. Juan Francisco Córdoba dice: 24/07/2018 a las 17:19

    Efectivamente, el hecho que el programa sea reciente (y que una tesis doctoral requiere un “mínimo” de tres años) hace que muchos de los proyectos aún se estén desarrollando. En este momento la tasa de abandono está en el 17%

  5. Pedro Merino Gómez dice: 27/07/2018 a las 11:49

    Gracias por la información Juan Francisco, no cabe la menor duda que con una tasa de abandono tan pequeña el programa está siendo un éxito.

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario