Univerdad

Una conversación pública sobre la universidad española en clave afirmativa y crítica, desde la independencia y el rigor intelectual

Y el gasto en I+D continúa en caída libre…(I)

Esta semana el INE ha publicado los datos del gasto español en Investigación y Desarrollo (I+D), del año 2014. El gasto en I+D se contrajo un 1,5% con respecto a 2013. Una caída que es preocupante porque el gasto en I+D lleva cuatro años seguidos descendiendo. En 2014, la principal reducción del gasto se produjo en las empresas (-1,8%) aunque también ha disminuido el del sector público (-1,1%).

El año pasado, en España, se destinaron a la I+D 12.821 millones de euros lo que representa el 1,23% del PIB, inferior, por tanto, al 1,26% del año 2013 y alejado del 1,4% del año 2010 en el que el gasto en I+D alcanzó su máximo histórico.  Esta caída continuada es una consecuencia de los recortes que como efecto de la crisis económica han realizado las empresas y las Administraciones  Públicas (AAPP). Una situación lamentable que a medio plazo se dejará notar en una menor capacidad de nuestra economía para producir innovaciones.

Conviene recordar que la inversión en I+D, junto con la introducción  de tecnología extranjera y la mejora del capital humano, es la fuente principal para mejorar los niveles de productividad de nuestro tejido empresarial.

 

Año Gasto en I+D en millones de euros Gasto I+D (%PIB) Variación anual del gasto en I+D como % del PIB
2005 10.197 1,12% 6%
2006 11.815 1,20% 7%
2007 13.342 1,27% 6%
2008 14.701 1,35% 6%
2009 14.582 1,39% 3%
2010 14.588 1,40% 1%
2011 14.184 1,36% -3%
2012 13.392 1,30% -4%
2013 13.012 1,26% -3%
2014 12.821 1,23% -2%

Cuadro: Evolución del gasto en I+D. Fuente: INE

Y en términos comparados, tampoco salimos bien parados…

Si comparamos la situación de España con la de otros países el resultado sigue siendo poco halagüeño. Las últimas cifras de la OCDE disponibles muestran cómo el gasto en I+D en España, medido en porcentaje del PIB (1,23%), es bastante menor al de otras economías desarrolladas como Francia (2,23%), Gran Bretaña (2,73%), Austria (2,95%), Estados Unidos (2,73%), Japón (3,4%), Alemania (2,85%), Suecia (3,3%) y Finlandia (3,31%). Como media los países de la OCDE gastan el 2,36% del PIB.

Como consecuencia de este menor gasto, la competitividad internacional de España es mucho más limitada que la de otros países desarrollados.

The World Economic Forum sitúa a nuestro país en la posición número 33 del ranking mundial de competitividad y en el puesto 55 en capacidad de innovación; mientras que los países que más gastan en I+D como porcentaje del PIB, como Alemania, Japón, EEUU, Suecia y Finlandia, se encuentran entre los diez países más competitivos del mundo.

A la baja cuantía del gasto hay que sumar su mala distribución del mismo. Mientras las empresas españolas realizaron el 53% del gasto total en I+D, las AAPP (incluidas las universidades públicas)  gastaron el 47% restante. Esto difiere bastante de la tendencia seguida por otros países desarrollados, como Alemania, Francia, Finlandia, Corea del Sur, Reino Unido o Estados Unidos, en los que el gasto empresarial ha ido aumentando hasta superar el 65% del gasto total en I+D. Esta proporción diferente de España pone de manifiesto la mayor dificultad que, con respecto a otros países desarrollados, tiene el sector empresarial español para desarrollar tecnología propia.

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario