El problema no es la selectividad, sino el bachillerato

«El problema no es la selectividad, sino el bachillerato»

Yo no creo que el problema sea la selectividad. El problema es el bachillerato. Los estudiantes tienen demasiadas asignaturas en las que profundizan muy poco, con temarios demasiado extensos y superficiales (¿de verdad alguien piensa que se puede estudiar toda la historia de la humanidad en un curso compartido con otras siete asignaturas de manera seria?). En el Reino Unido los estudiantes estudian tres o cuatro asignaturas en A levels (equivalente a nuestro bachillerato) y cuáles sean esas asignaturas viene solo parcialmente determinado por el grado que quieren realizar. En mi universidad para estudiar economía lo único que se requiere es haber estudiado matemáticas (y tener la máxima nota en ellas). Las otras dos asignaturas pueden haber sido las que los estudiantes quieran (no, no es obligatorio haber estudiado economía, y la evidencia es que no hace falta). En biología se requiere haber estudiado biología en el bachillerato, y luego física, química o matemáticas. La tercera asignatura puede ser la que uno quiera.

¿Son mis estudiantes peores que los españoles a los que enseñé en las dos mejores facultades de España? Definitivamente, no.

Y es que no hace falta meterse en la cabeza ocho o nueve asignaturas por curso como en el bachillerato español para hacer un grado universitario con garantías de éxito. De hecho, probablemente es perjudicial porque impide traer los prerrequisitos realmente importantes bien asentados.

Antonio Cabrales, profesor del Department of Economics (University College London) y editor de univerdad.

 

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario