La financiación pública universitaria, ¿un elemento clave para el progreso en los rankings?

“It’s not universal, but it seems clear, based on a strongly identifiable pattern, that institutions and systems with consistent or improving funding are gaining ground, whilst those being squeezed are losing out” (Ben Sowter, 2016, responsable de investigación del Ranking QS).

Los rankings universitarios globales, conforme a los indicadores que miden, establecen diversos tipos de excelencia, tal y como se pone de relieve en un reciente trabajo publicado por Henk F. Moed (Scientometrics, 2017). En él se muestra cómo el solapamiento entre las 100 primeras posiciones en ARWU 2015 y QS 2015-2016 son 60 universidades/instituciones, entre ARWU 2015 y THE 2015-2016 son 66, y entre QS 2015-2016 y THE 2015-2016 son 75 universidades/instituciones. Si se consideran, además, en sus ediciones de 2016 los otros dos rankings globales más populares, el CWTS Leiden Ranking y el U-Multirank, el solapamiento entre las 100 primeras posiciones de estos cinco rankings se reduce a solo 35 universidades/instituciones.

Relativo a la financiación de las 55 instituciones que simultáneamente aparecen en las ediciones de 2016 de los rankings ARWU, THE y QS, y que son parte del Top 100 de los tres rankings, se observa que el presupuesto promedio anual 2015 se eleva a 2.424 millones de dólares y que el presupuesto promedio por estudiante 2105 asciende a 124.538 dólares por estudiante y año.

La pregunta que una se hace es ¿cómo es la financiación de las instituciones super-excelentes en relación a las buenas instituciones que se sitúan en las mejores posiciones de los rankings? ¿es claramente superior?

Para poder establecer una comparación objetiva, se han analizado los datos presupuestarios de las instituciones que aparecen en el Top 300 de uno de los rankings globales más populares, concretamente del ranking QS en su reciente edición de 2018. Las cifras obtenidas para las instituciones del Top 300 se elevan a 1.248 millones de dólares de presupuesto 2015, y a 58.954 dólares de presupuesto 2015 por estudiante y año.

La conclusión es que estas 55 universidades de mayor excelencia, todas ellas situadas en el Top 100 de los tres rankings globales más populares, duplican, en promedio, tanto el presupuesto anual como el presupuesto por estudiante de las buenas instituciones situadas en el Top 300 (ranking QS 2018).

Se evidencia una mejor financiación a medida que se ascienden posiciones en el ranking.  ¿Qué evidencia estadística hay para esta afirmación? Para las instituciones del Top 300 del ranking QS 2018, se han ordenado de mayor a menor sus presupuestos anuales 2015 y sus presupuestos por estudiante y año 2015.  La correlación lineal entre la posición en el ranking y la posición en presupuesto anual es significativa positiva e igual a 0,543. La correlación entre la posición en el ranking y la posición en presupuesto por estudiante y año es significativa positiva e igual a 0,507. Hay que hacer notar que el 83% de las instituciones que aparecen en el Top 300 del ranking QS 2018 son de titularidad pública. Únicamente, como se puede apreciar en la Tabla adjunta que muestra la distribución por zona geográfica de las instituciones en el Top 300 del ranking QS 2018, la titularidad privada resulta relevante en el caso de las 72 instituciones norteamericanas y las 9 latinoamericanas.

Además, si se comparan las mejores posiciones del ranking THE 2018 en relación a la edición de 2017, se observa que la Universidad de Cambridge ha ganado la segunda posición por delante del Instituto CalTech y de la Universidad de Stanford, mientras que la Universidad de Oxford mantiene intacto su liderazgo. El Gráfico adjunto proporciona información sobre la evolución de los ingresos totales y por investigación obtenidos por cada una de estas instituciones en los dos últimos años. Se observa que los ingresos institucionales de las universidades norteamericanas han perdido el 23% y el 24%, respectivamente, mientras que Cambridge y la Universidad de Oxford han experimentado un crecimiento (el 11% y el 24%, respectivamente).

Definitivamente, parece que hay clara evidencia de que financiación pública y mejores posiciones en los rankings globales van de la mano.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Suscripción conforme al RGPD 2016/679.

 
Comentarios
  1. Jose Carlos González dice: 21/03/2018 a las 10:01

    Gracias por la información. La correlación presupuesto/posición en los rankings parece clara. No obstante, me gustaría saber qué peso tiene en esas 55 universidades top (que aparecen en el Top 100 en los 3 rankings más populares) la financiación pública ¿son públicas o son privadas? o, mejor, ¿qué parte de su financiación es pública y qué parte privada (muchas públicas americanas, como Berkeley tienen mucha financiación privada)?, para confirmar tu tesis. Gracias.

  2. Rosario Romera dice: 21/03/2018 a las 14:23

    Respondiendo a José Carlos González, como muy bien intuyes, no algunas, TODAS las universidades «superexcelentes» (las que aparecen en el Top 100 de los tres rankings globales mas populares) de titularidad privada son nortemericanas y concentran los presupuestos mas elevados. Lo que también es cierto es que, el 73% de las universidades «superexcelentes» son de titularidad pública, y estas universidades públicas «superexcelentes» tienen presupuesto anual y presupuesto por estudiante y año un 75% superior a las universidades públicas del Top 300. Gracias por el interés


¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario