La «fuga de cerebros»: una de las preocupaciones de mayor calado

En el informe La comunidad universitaria española opina, vimos que porcentajes cercanos al 90% de cada público estudiado creen que España tiene un problema de “fuga de cerebros”, descrito como la existencia de investigadores muy cualificados formados en España que se marchan al extranjero y no vuelven. Así lo piensa el 93,5% de los estudiantes, el 88,9% de los profesores y el 87,8% del PAS. Veamos, ahora, cuales son las posibles causas que nos han llevado a esta situación.

destacado fuga_def

Gráfico. Razones hipotéticas por las que un investigador puede decidir quedarse en un país extranjero y no regresar al suyo.

A la hora de señalar las dos razones más importantes por las que un investigador puede decidir no retornar a su país, las opiniones dominantes son muy claras. Destacan dos tipos de razones, que aluden a las condiciones profesionales de quienes emigran. Cerca de la mitad de los encuestados menciona las mejores condiciones salariales: un 52,5% de los estudiantes, un 48,5% de los profesores y un 48,4% del PAS. También cerca de la mitad señala la existencia de mejores oportunidades de carrera profesional: un 49,1% de los estudiantes, un 58,2% de los profesores y un 50,9% del PAS. En un segundo nivel se sitúan dos razones ligadas a la financiación de la investigación. Por una parte, alrededor de un tercio menciona la razón de disponer de mayor capacidad financiera para llevar a cabo proyectos de investigación, razón que cita el 32,2% de los estudiantes, el 26,9% del profesorado y el 38% del PAS. Por otra parte, otro tercio, aproximadamente, se refiere a los mayores incentivos económicos a la investigación (como podrían ser, por ejemplo, complementos salariales ligados a una mayor productividad científica), algo que menciona como importante el 30,7% de los estudiantes, el 30,3% del profesorado y el 35,9% del PAS.

—————-

*Fuente: La comunidad universitaria española opina, Víctor Pérez-Díaz y Juan Carlos Rodríguez. Fundación Europea Sociedad y Educación. 2014.

 

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario