El sistema universitario y de investigación en España ante el reto de la COVID-19

La actual crisis de la COVID-19 presenta una oportunidad única para reformar el Sistema Universitario y de Investigación en España, y prepararlo para dar respuesta a las necesidades actuales y futuras de la sociedad. Para ello debe convertirse en un sector económico competitivo capaz de generar conocimiento útil y formar individuos con espíritu innovador y emprendedor, con curiosidad intelectual y capacidad investigadora. Ciencia y humanismo son las claves de esa formación.

El informe sobre Sistema educativo, formación de capital humano, ciencia e investigación tras la COVID-19 propone que el Estado inicie un proceso de reformas que garantice, mediante la redefinición y simplificación del marco legal y el establecimiento de incentivos adecuados, acabar con el inmovilismo de la universidad actual.

La aplicación de las reformas debería ser voluntaria. Cada universidad definiría su propio modelo de gestión, contratación de PDI, y oferta de títulos, entre otros, según distintos niveles de exigencia –su dotación de factores, la cualificación de su PDI, el nivel de sus alumnos, etc.— o la duración y orientación de sus títulos. Se acabaría así la actual uniformidad del Sistema Universitario Español, la innecesaria duplicación de centros y enseñanzas y la falta de especialización. Además, por otro lado, se conseguiría mejorar la responsabilidad de las universidades para con sus alumnos y la sociedad.

La clave es hacer una universidad capaz de atraer estudiantes, profesores e investigadores a nivel internacional, para lo que se proponen distintas medidas relativas a:

La selección y promoción del Personal Docente e Investigador (PDI)

Las universidades españolas se encuentran entre las más envejecidas de la Unión Europea y deben renovar sus plantillas a corto plazo. Los criterios de selección de la ANECA expulsan del sistema a los jóvenes más brillantes, con formación o experiencia en universidades extranjeras, y no permiten atraer talento foráneo ni profesionales de reconocido prestigio, empresarios e innovadores. Esto dificulta la necesaria renovación de los títulos y su ajuste a la demanda social.

El Informe propone vincular todo aumento de financiación pública en los próximos años a:

  1. La adopción prioritaria y generalizada de programas de atracción y repatriación de talento y selección y promoción del PDI como los Ramón y Cajal, I3, de la Cierva, ICREA, Serra Hunter, entre otros.
  2. La incorporación como PDI a las universidades de los investigadores reclutados por centros de investigación de excelencia como el CNIO, CNIC, IkerBasque, IMDEA y otros.
  3. Contratación, como Asociados, de profesionales de prestigio reconocido en su ámbito y en empresas de peso específico en el entorno.

La selección de los estudiantes

El Sistema Universitario Español está sobredimensionado y debe diversificar su oferta formativa para atender los alumnos tradicionales, los adultos que necesitan actualizar su formación y alumnos extranjeros de pago.

Para ello se sugiere:

  1. Establecer mecanismos propios de selección de los alumnos que garanticen una correcta asignación de los candidatos.
  2. Incorporar a alumnos ya graduados a través de programas de formación continua y permanente.
  3. Atraer a estudiantes de otras nacionalidades, cuyas matrículas deben aproximarse al coste real.

La redefinición de los títulos

La redefinición de los títulos universitarios es clave para atraer alumnos de perfiles tan distintos. Esta tarea debería encargarse a unos claustros renovados y reforzados siguiendo criterios de excelencia académica y profesional en la contratación del PDI. Para ello, se sugiere:

  1. Reorganizar la docencia e investigación dentro de la propia universidad y entre ellas.
  2. Restringir el número de programas de doctorado por disciplina y vincularlo a la cualificación de su PDI y aumentar los doctorados industriales.
  3. Poner en marcha micro grados y certificaciones en colaboración con las empresas.

El gobierno de la universidad

El actual sistema de gobierno limita la capacidad de iniciativa, reacción y autonomía de la universidad y debería cambiar a fin de:

  1. Facilitar la implicación activa del entorno social y empresarial en el gobierno de la Universidad.
  2. Reforzar la autonomía de los órganos unipersonales –Rector, Director de Departamento, etc— con un sistema de garantías sobre su idoneidad para el puesto y publicidad de su CV.
  3. Dotar de transparencia a la gestión y rendir cuentas con indicadores de desempeño accesibles al público en tiempo real.
  4. Profesionalizar la gestión y reducir la innecesaria burocratización actual.
  5. Reorganizar y reducir los órganos colegiados.
  6. Mejorar la capacidad de análisis de los datos obtenidos del sistema de indicadores de objetivos y de cumplimiento, para facilitar la toma de decisiones.

La financiación de la universidad

La financiación de la universidad puede y debe ser la palanca del cambio.

Se recomienda vincular la financiación pública directa a parámetros que reflejen el servicio prestado (creación de conocimiento, tasas de graduación y empleo, transferencia de conocimiento e innovación). Además, también se aconseja incentivar a la universidad a diversificar e incrementar sus ingresos propios.

Se sugiere:

  1. La adopción de una política de tasas y ayudas al estudio progresiva e inclusiva con tasas académicas diferenciadas para españoles/europeos y extranjeros.
  2. Implantación de un sistema de préstamos estatales garantizados a los estudiantes cuya devolución se vincularía al umbral de renta alcanzado por el graduado, y de becas salario para estudiantes de alto rendimiento de entornos socioeconómicos en riesgo de exclusión.

La diversificación de las fuentes de financiación del sistema universitario a partir de estas líneas, permitiría liberar fondos públicos para financiar otras medidas que repercutirían en la calidad del SUE tales como los mencionados programas de atracción y repatriación de talento o programas competitivos de atracción de alumnos nacionales y extranjeros.

 

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario