Univerdad

Una conversación pública sobre la universidad española en clave afirmativa y crítica, desde la independencia y el rigor intelectual

¿Podemos estar sobrecualificados?

Uno de los temas más debatidos sobre la planificación universitaria es la necesidad de que exista una adecuada relación entre la oferta formativa de las universidades y la demanda del mercado de trabajo. Se asume que cualquier desajuste es perjudicial. Si hay una oferta excesiva se está produciendo, de alguna manera, un derroche de recursos (sean públicos o privados); si hay una oferta deficiente, se pondría en riesgo el adecuado funcionamiento de los puestos de trabajo que requieren personal con alguna cualificación específica y, con ello, el bienestar, productividad o competitividad de un país.

Ante un posible desajuste, hay dos opciones: corregir las demandas del mercado o modificar la oferta de las universidades. Se asume que el mercado “es como es” (que diría Perogrullo) aunque, en ocasiones, se intenta modificar lanzando mensajes del tipo “el mercado debería contratar más doctores”, con escaso impacto. Así que, solo queda la segunda opción: las universidades deben adecuar su oferta a las necesidades del mercado. Si hay mucha oferta, habrá que reducirla.

En primer lugar, debemos dejar claro que cuando se habla en este contexto de “cualificación” no nos referimos a las capacidades de un individuo. Nos referimos exclusivamente al nivel del título académico obtenido. Por lo tanto, para analizar el problema planteado, se compara el título adquirido en la universidad con el título demandado para conseguir un puesto de trabajo o para ejercerlo.

El tipo de ajuste también es de dos tipos. En la literatura académica se ha distinguido entre ajuste vertical y horizontal. El ajuste vertical es la relación adecuada entre el nivel del título y el nivel de título requerido en el trabajo. Un tipo de desajuste vertical es la sobrecualificación. Por ejemplo, un individuo que haya obtenido un título universitario y esté contratado para un puesto que solo se requiera el título de bachiller está sobrecualificado. Este es uno de los problemas principales.

La segunda opción es el ajuste horizontal, que es la relación adecuada entre el área académica del título y el área del puesto de trabajo. Es decir, un graduado en historia que esté trabajando en un banco podría tener este tipo de desajuste. Este ajuste, más difícil de analizar, esta afectado por muchas más variables y más complejas de entender. Entre ellas, las preferencias de los individuos por un trabajo menos ajustado laboralmente pero que permite llevar la vida personal que deseas. Por ejemplo, prefiero este puesto de trabajo porque no quiero moverme de ciudad. Así que este desajuste puede ser o no un problema para el individuo y la sociedad.

En general, es bueno ajustar la oferta a la demanda. Que una fábrica de coches deba ajustar su ritmo de producción a las demandas del mercado, es razonable y económicamente necesario.  Pero un titulado universitario no es un producto tan definido como un coche. Además de ser inteligente y tener deseos, el ser humano es mucho más flexible. En fin, se puede decir, si temor a exagerar, que un titulado universitario es un ser humano, con todo lo que eso conlleva. Por eso, considero que hablar de sobrecualificación implica una serie de presupuestos erróneos que pueden hacer que el planteamiento de la solución sea tremendamente dañino. Aunque tiene varias acepciones, el prefijo “sobre-“ tiene implicaciones negativas e indica el tipo de acciones correctoras. Puedes tener sobrepeso o sobrecarga de trabajo, y se resuelve reduciendo peso o reduciendo tareas: reducir es la solución. Esta es mi preocupación, que usar el término “sobrecualificación” parece implicar que debemos reducir la cualificación, en este caso, de las próximas generaciones.

Desde el punto de vista analítico, hemos mejorado, porque en su momento a este fenómeno se le llamo “sobreeducación”. Alguien se debió dar cuenta de que no era políticamente correcto decir de alguien que le sobra educación. Además, medir la educación o la formación, en general, es muy difícil, así que revisó el concepto para adoptar el término “sobrecualificación”. Pero creo que en el fondo el enfoque es el mismo: ¿para qué formarse más si no hay puestos de trabajo? La solución: reducir la oferta universitaria. Lo que implica: aunque alguien quiera estudiar, no va a encontrar dónde.

Como la única vía es la de modificar la oferta, hablamos de “sobrecualificación” en lugar de “infracontratación”. ¿Y si este fuese el único problema, es decir, que no hay puestos de trabajo cualificados? ¿Es posible que a alguien le sobren competencias, conocimientos, habilidades, …? ¿Debemos planificar para detener los procesos de formación cuando detectemos que el mercado no necesita tanto? ¿Asumimos que la formación que se recibe en las universidades sirve solo para ejercer un empleo o nos creemos que estamos preparando a ciudadanos para vivir y convivir pacíficamente en sociedad? A veces, el necesario análisis con lupa de los problemas nos hace perder el objetivo principal.

La estructura cíclica de los títulos de educación superior está diseñada para abordar este problema: un primer nivel (bachelor o grado) que permita ejercer una profesión general y un segundo nivel (máster) que permita especializarse en poco tiempo en algún campo con mayores y mejores posibilidades profesionales. ¿Estamos diseñando los programas de formación con estos objetivos?

Llegamos ya a la respuesta a la pregunta del título. No creo posible que podamos estar sobre cualificados, aunque nuestra situación sea tener un puesto de trabajo en donde no use todas las capacidades que el sistema educativo me ha ayudado a adquirir. En mi opinión, la educación, formación o cualificación no sobra nunca. Puede no ser útil o necesaria en un momento determinado, pero podría ser muy necesaria en momentos posteriores, incluso fuera del ámbito laboral. La frustración actual de las personas que tienen diversos títulos y no encuentran trabajos adecuados no se resuelve haciendo que las generaciones próximas tengan menos oportunidades de formarse.  Si necesitamos innovar, buscar soluciones nuevas a nuestros problemas como sociedad, no lo haremos reduciendo el nivel de cualificación de nuestros ciudadanos. Lo haremos aprovechando el potencial que ese nivel de formación nos da. Pero esto hay que creérselo, porque requiere décadas de inversiones mantenidas en educación e investigación, independientemente de los vaivenes de programas políticos y ciclos económicos.

Una última reflexión. Si reducimos la sobrecualificación, ¿qué grupos sociales creéis que serán los que tengan más difícil acceder a la Educación Superior? Sociedades justas, formadas y cultas: ese es el gran objetivo.

¿Quieres recibir los contenidos de este blog?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Conforme al RGPD 2016/679.

Comentarios
  1. Juanjo Martí dice: 22/05/2018 a las 10:44

    Excelente reflexión. No podría hablarse de sobrecualificación, siempre teniendo presente que formarse es una actividad indispensable y garantiza un desarrollo activo. La visión negativa, y tal vez ahí el conflicto, en mi opinión deviene de la formación recibida por responsables de recursos humanos a quienes se dan unos parámetros para definir si alguien es apto para una posición laboral, y competente. Como licenciado en psicología, y habiendo pasado numerosas entrevistas de trabajo, son los matices del entrevistador los que dan valor a un tipo de formaciones o experiencias, mientras otro lo ve sin un aporte o enfoque a las demandas del puesto laboral.

    Debe tenerse presente, y a mi juicio es necesario, que la formación universitaria ha vivido inmersa en un escenario docente alejado del mundo laboral. Para no extenderme, un solo ejemplo personal / profesional, por mucho aprendizaje obtenido a lo largo de licenciatura, postgrados y doctorado, una vez que quise ser autónomo tuve un problema tras otro porque en ningún momento se planteó que lo que en otro tiempo eran créditos de libre opción contemplaran pautas básicas para trabajar por cuenta propia. Teatro, danza, risoterapia… si.

  2. Miguel A. Quintanilla dice: 22/05/2018 a las 18:41

    Estoy muy de acuerdo, Javier, con tu planteamiento. Para una sociedad que persigue el bienestar de sus ciudadanos, ¿qué es más arriesgado, la sobre-cualificación o la infra-cualificación? La sobre-cualificación aumenta el coste de la formación que demanda el mercado laboral, pero no impide que se consiga el nivel necesario. La infra-cualificación sencillamente deja sin cubrir la demanda real. En la vida personal todos tenemos que tener cierta capacidad para asumir riesgos. Pero no es justo que las políticas educativas condenen a algunos a tener que asumir elevados riesgos de no servir para nada (infra-cualificación por escasez de recursos para formarse), mientras otros se pueden permitir el lujo de adquirir las competencias que necesiten par responder a las demandas del mercado, porque no necesitan limitarse a la oferta del sistema público.

    Como tu dices: ” La frustración actual de las personas que tienen diversos títulos y no encuentran trabajos adecuados no se resuelve haciendo que las generaciones próximas tengan menos oportunidades de formarse. Si necesitamos innovar, buscar soluciones nuevas a nuestros problemas como sociedad, no lo haremos reduciendo el nivel de cualificación de nuestros ciudadanos. Lo haremos aprovechando el potencial que ese nivel de formación nos da”. ¡GENIAL!

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario