Impulsando la Ciencia Abierta: prácticas, retos y prospectiva

La Ciencia Abierta Y Ciencia del Acceso Abierto (Open Science y Open Access) está ganando creciente visibilidad como resultado de las actuales políticas europeas que buscan la transparencia y democratización de la investigación, y también como demuestra el interés entre los lectores de este blog con artículos como ¿Ciencia Abierta o Ciencia del Acceso Abierto?, De la Ciencia Abierta y de sus implicaciones en la Universidad  o Ciencia Abierta.

Una de las principales consecuencias de estas políticas es la forma en la que los investigadores comunican sus hallazgos: ¿qué tipo de textos y formas de comunicar se emplean para difundir ciencia en internet? ¿cuál es el papel de las nuevas tecnologías en la Ciencia Abierta? ¿cómo pueden los investigadores llegar a un público experto en la materia y también a un público más amplio y no necesariamente especializado?

Estas son algunas de las preguntas que el grupo interdisciplinar Digital Science ha intentado responder para comprender mejor la transmisión de la ciencia basada en los principios de la Ciencia Abierta. Con el propósito de indagar en las prácticas de comunicación científica en entornos digitales se realizó una encuesta online a investigadores del campo STEMM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas, Medicina) para identificar buenas prácticas para la difusión del conocimiento que sean sostenibles, transformadoras y transversales.

Prácticas sostenibles

Una comunicación sostenible entre profesionales y el público general, apoyada por políticas nacionales, institucionales y europeas.

Según los encuestados, la principal forma de comunicación científica han sido y siguen siendo los artículos científicos y los resúmenes o abstracts sometidos a doble revisión ciega por pares, indizados en bases de datos como ISI y JCR y de acceso abierto. Sin embargo, de los datos de la encuesta se observa que existen otras formas de comunicación sustentadas por las plataformas online, como las webs institucionales o personales y las revistas de divulgación científica. También constan como nuevas formas de comunicación digital relacionadas con el artículo académico otros tipos de texto en entornos web como los video-abstracts, los podcasts, los proyectos de ciencia ciudadana y los proyectos de crowdfunding.

Esto demuestra que a pesar del valor que se le da al artículo en el contexto de la investigación y en los procesos de evaluación de la actividad investigadora, existen nuevas formas de comunicación que hacen el conocimiento más sostenible en tanto que buscan ir más allá de la comunicación dentro de la comunidad científica involucrando a la ciudadanía.

Practicas transformativas

Una ciencia que llegue a un público diversificado a través de medios digitales y que sea atractiva para la ciudadanía.

Respecto a los hábitos de difusión y acceso al conocimiento científico en medios digitales, los participantes en la encuesta comparten su trabajo principalmente a través de repositorios institucionales, repositorios de acceso abierto, y redes sociales académicas como ResearchGate o Academia.edu, al mismo tiempo que también suelen comunicar los resultados de su investigación en los blogs de sus respectivos grupos de investigación. A la hora de compartir su trabajo con el público fuera de los círculos académicos, los encuestados señalan el uso de las redes sociales (Twitter, Facebook, Reddit) y de los medios de comunicación (revistas, prensa, radio, TV) para llegar a audiencias más diversas.

De este modo queda reflejada la necesidad de saber componer textos en entornos digitales para públicos más diversificados, lo que conlleva el uso de determinadas estrategias de comunicación para facilitar la comprensión de contenidos científicos y, a la par, responder de forma efectiva a los intereses de los posibles grupos de interés.

Prácticas transversales

Qué aspectos transversales de la comunicación científica digital son necesarios para el desarrollo profesional de los investigadores.

Hasta el momento se ha comprobado que el uso de internet y las nuevas tecnologías se ha convertido en una destreza esencial para poder transmitir y difundir conocimiento especializado tanto a expertos como a públicos más generales.

Otra destreza igual o incluso más importante a la hora de comunicar ciencia en abierto es la competencia plurilingüe. Los resultados de la encuesta señalan que el papel del inglés como lengua franca y el de las lenguas locales es de gran relevancia no solo para para acceder al conocimiento ya existente a través de la lectura de publicaciones y participación en eventos internacionales y nacionales, sino también para usar el lenguaje de una manera clara y persuasiva que comunique los avances científicos claramente y que atraiga a todo tipo de lectores, fomentando así la alfabetización científica de la ciudadanía.

La combinación de la tecnología, elementos multimedia y el lenguaje ofrece múltiples beneficios en la creación de contenido que sea visual y retóricamente atractivo para la sociedad. Por ejemplo, el uso de imágenes, video, sonido y lenguaje verbal y no verbal, son una de las principales estrategias que los investigadores utilizan para interactuar con la ciudadanía e involucrarlos en la co-construcción y el avance de la ciencia, como es el caso de los proyectos de crowdfunding y de los proyectos de ciencia ciudadana. Y para conseguirlo, los investigadores deben conocer el impacto de la Ciencia Abierta en la sociedad y apoyar su desarrollo profesional con la formación en las competencias comunicativas y digitales necesarias para comunicar ciencia en abierto de forma efectiva.

Recomendaciones finales

Desde la universidad se están potenciando políticas de transferencia y divulgación de la actividad científica, aun así, como se ha puesto de manifiesto en este estudio, la formación continuada y un cambio en políticas institucionales es un reto clave para que la Ciencia Abierta se convierta en una práctica sostenible para los investigadores, es decir, que les permita implicarse en prácticas transformativas pero que a la vez apoye su promoción en la carrera profesional.

A raíz de la investigación y de la encuesta mencionada algunas propuestas que se pueden considerar son las siguientes:

  • La creación de eventos informativos sobre las nuevas posibilidades de comunicar ciencia en entornos digitales. Pueden combinarse también con eventos inter-universitarios para graduados y doctorandos.
  • La ampliación de la oferta de actividades formativas para mejorar el conocimiento y competencias de los investigadores, centrándose especialmente en su formación multilingüe, uso efectivo del lenguaje, y el desarrollo de competencias digitales.
  • La colaboración estrecha con las Unidades de Cultura Científica de las Universidades y la creación de políticas de incentivos para fomentar la participación en iniciativas de Ciencia Abierta y ciencia ciudadana.
  • Finalmente, el apoyo técnico y lingüístico para divulgar ciencia en círculos profesionales y públicos.

Resumiendo, se deben aunar esfuerzos que ayuden a comunicar los principios de la Ciencia Abierta, a compartir la cultura científica, a mejorar la alfabetización científica y a informar sobre el uso de modos y medios digitales para la divulgación de la ciencia.

Después de todo, la comunicación depende de un emisor y un receptor. Si el mensaje se pierde en el camino, todo el esfuerzo previo habrá sido en vano. De ahí la importancia en mejorar las prácticas comunicativas de divulgación y el uso eficiente de recursos en el proceso de transmisión.

Aún queda mucho camino por recorrer, pero la formación y el reconocimiento a los investigadores deberían ser un pilar base en el movimiento de la Ciencia Abierta.

 


 

 

Este artículo está basado en los resultados publicados en “Digital Science: Sustainable, transformative and transversal. Final report

 

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario