El valor social de las universidades

La dimensión social de las universidades está adquiriendo una atención creciente en los últimos años. Tanto los poderes públicos responsables de la política universitaria como los propios directivos de las universidades y los investigadores en gestión universitaria le otorgan una creciente relevancia. Las universidades, en este sentido, son instituciones con un alto impacto social, sobre todo si nos referimos a las funciones clásicas de formación e investigación científica. Pero también en un amplio espectro de funciones y actividades que se acostumbran a recoger en lo que tradicionalmente se ha denominado la ‘tercera misión’ universitaria.

La dimensión social de las universidades en una época de transformaciones radicales

Es conocido por todos que, aproximadamente en los últimos tres decenios, la atención de la política universitaria se ha focalizado en gran medida en los efectos económicos de la actividad universitaria y en la necesidad de potenciar las instituciones universitarias como agentes clave para la competitividad económica, la transferencia tecnológica y la innovación.

De hecho, incluso la tercera misión se veía circunscrita en ocasiones a estas funciones: transferencia de tecnología, creación de empresas de base tecnológica, generación de patentes, fomento de colaboraciones y proyectos universidad-empresa, creación de parques científicos, fomento del capital humano. Han sido, todas ellas, actividades priorizadas en estos decenios y, por supuesto, estratégicas para cualquier país que quiera fundamentar su progreso socioeconómico en bases sólidas.

«Lo social» en la agenda glocal 

Sin embargo, en los últimos años va creciendo paulatinamente una preocupación por lo social, debido a diversos fenómenos y problemáticas.

  • A escala local, desigualdades, pobreza, desafección política y aparición de fenómenos populistas, pero también precarización del mercado de trabajo (con un impacto durísimo entre los más jóvenes), falta de vivienda asequible, etc.
  • A escala global, realidades como la emergencia climática, la crisis a gran escala de los procesos migratorios, la pobreza endémica de diversas regiones del mundo o la pandemia actual de la Covid-19.

Ambas realidades requieren incrementar la conciencia colectiva de un solo mundo que requiere en muchos aspectos soluciones globales. El  nuevo paradigma para conseguirlo es, sin duda, la Agenda 2030 de la ONU y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Analizando los impactos de las universidades en la sociedad y la economía

En este contexto que acabo de describir muy resumidamente nos debemos plantear cuestiones como las siguientes: ¿Cuál es el papel de las universidades en ‘lo social’? ¿Cuál es el impacto social de la actividad universitaria? ¿Podemos definir y medir el valor social de las universidades? ¿Es posible, desde la organización de las universidades actuales, potenciar la innovación social? ¿Cómo responden las instituciones de educación superior a los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Las universidades públicas catalanas, agrupadas en la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP), iniciaron hace ya nueve años una línea estratégica para analizar y dar a conocer su actividad y los impactos de la misma. En este nueve años y hasta el día de hoy se han publicado 11 informes: 6 sobre la actividad de investigación e innovación, 2 sobre la formación y la docencia y 3 sobre los impactos económicos y sociales de la actividad universitaria.

El análisis del ‘valor social integrado (VSI)’ de las universidades públicas catalanas

El último informe publicado (presentado hace escasamente un mes y medio) lleva por título El valor social de las universidades públicas. Una aproximación cuantitativa y cualitativa. Se trata de un estudio inédito en el panorama universitario español e internacional, solamente precedido del análisis llevado a cabo por la Universitat Pompeu Fabra, miembro de la ACUP.

El informe recoge el testimonio del Informe Impactos socioeconómicos de las universidades públicas y el sistema público de investigación de Catalunya, publicado el año 2017. Con este nuevo informe, la Asociación pretende avanzar en la medida sistemática, en la comprensión y en el análisis del valor social que aportan las universidades públicas catalanas. La parte cuantitativa del informe ha sido dirigida por la Cátedra MANGO de Responsabilidad Social Corporativa (ESCI-UPF), bajo la coordinación de su directora académica, la profesora Silvia Ayuso.

El estudio nos acerca a un sistema de contabilidad social y nos ayuda a avanzar en el análisis tanto cuantitativo como cualitativo del valor social que genera la actividad de las universidades, en especial para sus principales grupos de interés (estudiantes y familias, alumni, PDI, PAS, empresas y entidades públicas y privadas que se relacionan con las universidades). Todo ello expresado en términos monetarios gracias a la metodología aplicada, denominada ‘del valor social integrado (VSI)’.

Metodología

Se trata de una iniciativa pionera internacionalmente al aplicar la metodología del valor social integrado en un sistema universitario público para recoger una información que no había sido medida de manera sistemática anteriormente. Como recoge el informe, esta metodología de contabilidad social se ha aplicado empíricamente a más de 50 organizaciones de diferentes envergaduras, tanto lucrativas como sin ánimo de lucro, y en nuestro caso se aplica a todo un sistema universitario.

Los resultados de este informe nos aportan nuevos elementos clave que nos ayudan a velar por la coherencia entre las actuaciones de las universidades y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con el fin de avanzar hacia un modelo social, económico y ambiental sostenibles.

Los intentos de evaluar el impacto de las universidades en la sociedad se han limitado mayoritariamente a estimar los efectos económicos de la actividad de estas instituciones. No se resuelve la cuestión de cómo se pueden evaluar los beneficios sociales más amplios creados por la educación superior. El objetivo de este estudio es analizar el impacto social de las ocho universidades públicas catalanas, miembros de la ACUP, y calcular su valor social integrado (VSI) generado. El periodo temporal considerado es el año 2017 para los datos relacionados con el año natural y el curso 2017/2018 para los datos relacionados con el curso académico.

Esta metodología permite objetivar y expresar en términos monetarios el valor creado por una organización para el conjunto de sus grupos de interés, tanto los efectos tangibles como intangibles, e integrar los resultados económicos y sociales en un único concepto de generación de valor. Se trata, por tanto, de una iniciativa pionera a escala internacional, que aporta información agregada sobre el valor social y económico generado por la actividad universitaria en un territorio.

Principales resultados

En este sentido, es interesante considerar la rentabilidad social de las universidades públicas catalanas mediante diferentes ratios de análisis. Destaco en este artículo dos resultados:

  • Atendiendo al presupuesto total de las ocho universidades miembros de la ACUP en el año 2017, por cada 100€ de gasto universitario se generan 244€ de valor social integrado, es decir, el gasto universitario se transforma en más del doble de valor social creado. La distribución de este valor a los diferentes grupos de interés afectados por la actividad universitaria muestra que el mayor retorno del gasto universitario es para los estudiantes, seguido de los empleados (personal docente e investigador y personal de administración y servicios).
  • Por cada 100€ que la Generalitat de Catalunya destina a la financiación de las universidades públicas catalanas, se retornan 449€ a la sociedad, específicamente a diferentes grupos de interés de la sociedad. Este balance entre la financiación pública y el retorno social de las universidades indican, de este modo, que el valor social integrado representa más de cuatro veces la financiación pública.

Análisis cualitativo: evaluando el compromiso social de las universidades y sus políticas y proyectos

La parte cualitativa del informe, coordinada por la Comisión de Responsabilidad Social Universitaria y Agenda 2030 de la ACUP, describe la evolución de las políticas institucionales, la gobernanza y las líneas de acción en materia de responsabilidad social de las ocho universidades públicas catalanas. Asimismo, recoge una muestra de experiencias y proyectos innovadores de tipología diversa que muestran la contribución del sistema universitario en la transformación social de su entorno.

Se han seleccionado un total de 24 casos (3 por universidad) a fin de ilustrar el desarrollo de este compromiso social y 6 casos de carácter transversal desde una colaboración como sistema. Esta selección permite completar la visión de este compromiso social compartido, teniendo en cuenta los siguientes criterios: diversidad, experiencias colaborativas y carácter innovador.

El análisis de los 30 casos prácticos recogidos en el informe se ha abordado a partir de las diferentes dimensiones del impacto social de la universidad identificadas en la guía Sustainable Development Solutions Network (SDSN), que son las siguientes:

  • Educación y aprendizaje: experiencias que contribuyen a la mejora de la educación, tanto en lo que se refiere al acceso universal a la educación superior como la formación de una ciudadanía responsable a lo largo de la vida;
  • Investigación: experiencias que ilustran la contribución al desarrollo de un sistema de investigación e innovación responsables y que transfiere y crea conocimiento con las empresas, las comunidades y los territorios, al tiempo para las empresas, las comunidades y los territorios;
  • Liderazgo social: experiencias que muestran un sistema universitario que asume un papel de liderazgo en movilizar a los actores sociales, al abrir nuevos espacios de encuentro para crear respuestas compartidas y actuar como motor de cambio y transformación social;
  • Estructuras de gestión y gobernanza: ejemplos prácticos de cómo las universidades públicas apuestan por la implementación de modelos de gestión innovadores, responsables, respetuosos con las personas y comprometidos con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

Retos presentes y futuros de la responsabilidad social universitaria

El informe nos ayuda a señalar algunos de los retos principales de la responsabilidad social universitaria. Un debate extenso y complejo, pero que podemos resumir en los siguientes diez retos:

  • Impulsar cambios en todos los ámbitos y en todos los niveles universitarios, promoviendo la transversalidad de la responsabilidad social.
  • Fomentar que la cultura de la responsabilidad y el compromiso de la universidad con la sociedad impregne toda la comunidad universitaria.
  • Lograr que el valor social adquiera un carácter estratégico.
  • Impulsar el trabajo en red, construir nuevas alianzas estratégicas y promover la colaboración entre los diferentes actores.
  • Fomentar la investigación y la innovación responsables desde un marco de trabajo colaborativo.
  • Comunicar el impacto social de las actuaciones que se realizan desde la universidad, tanto desde el punto de vista de la sensibilización como de la visibilidad.
  • Introducir temáticas relacionadas con los ODS en los planes docentes de grado y de postgrado, y promover las actividades de voluntariado y la implicación social de los estudiantes.
  • Incidir en la formación del personal docente y el personal de administración y servicios.
  • Revisar las políticas de incentivos y establecer mecanismos para que la responsabilidad y el compromiso social sean más valorados dentro de la universidad.
  • Avanzar en la identificación y recogida de indicadores que permitan medir el impacto social de las actividades de la universidad.

Una cuestión abierta que debería estar en la agenda de una reflexión estratégica medida en términos de impacto y rentabilidad individual y colectiva, tal y como hemos querido señalar todos los miembros de Studia XXI en un informe reciente.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Suscripción conforme al RGPD 2016/679.

 
Comentarios
  1. Pilar Cervera dice: 12/02/2021 a las 21:30

    Molt bon article amb molt bones reflexions.
    Gracies per compartir-ho.

  2. JM dice: 15/02/2021 a las 21:57

    Un gran artículo. Este es un tema importante, pero las recomendaciones finales parecen mas bien un programa político. Este tipo de objetivos responden a una visión concreta y específica de la universidad, y probablemente debería ser votada por la comunidad que define a cada universidad concreta antes de adoptar tal programa.


¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario